¿Alguna vez a mitad del día te has sentido tan estresado y bloqueado que has tenido que dejar lo que estabas haciendo porque eras incapaz de seguir?

¿Alguna vez has tenido momentos de agobio en los que te has llegado a plantear si merece la pena todo el esfuerzo?

¿Alguna vez has llegado a sentirte quemado? Yo si…

¿Qué puntos en común encuentras en la agenda de las personas de más éxito y de más alto desempeño?

A estas alturas ya sabes que ser emprendedora no es fácil. Para ser emprendedora (exitosa) en este sector te tienes que preparar para ser un atleta de élite.

Después de años como emprendedora, y de haber pasado por muchos baches, y tras analizar la vida, los hábitos y rutinas de emprendedoras exitosas en el sector y fuera del sector también, un punto en común que llama la atención, es que, cuanto más alto es el desempeño de alguien, cuanto más reconocimiento y éxito tiene, más tiempo le está dedicando al estudio y al crecimiento y desarrollo de sus habilidades personales y al establecimiento de hábitos y rutinas.

En concreto, todos los emprendedores exitosos han incorporado a sus vidas una serie de rutinas diarias que ayudan a potenciar su energía, su creatividad y su motivación

  • Acostarse pronto y levantarse muy temprano antes que salga el sol
  • 1 hora sagrada: Por la mañana (meditación, afirmaciones, visualización, ejercicio físico)
  • Asumir riesgos
  • Invertir en formación continua
  • Cuidarse en todo sentido: alimentación, ejercicio fisico, emocional
  • Poner foco en actividades de alto rendimiento y consecuentes con TU GRAN YO
  • Planificación: trimestral
  • Bloquear 2 horas al día en la agenda para la Tarea estrella
  • Saber decir que NO
  • Desconectar: tiempo para ti, un premio semanal de algo que les gusta y les motive
  • Agradecimiento diario
  • Mentalidad abundante

Llevo años incorporando todas estas rutinas y hábitos en mi día a día, y te aseguro que el cambio es brutal.

Todos tenemos rutinas en nuestro día a día, pero muchas veces tenemos rutinas y hábitos negativas que nos impiden avanzar tanto en lo profesional como en lo personal, y por estos malos hábitos nuestra capacidad se ve afectada para cumplir nuestros objetivos.

El objetivo que tienes que plantearte, si aún no lo has hecho es incorporar a tu vida rutinas positivas que son las que te hacen sentir mejor y las que te permiten producir más, rendir más en tu negocio o en tu vida.

Normalmente las rutinas positivas tardan algo de tiempo en implementarse y necesitan de mucha constancia y disciplina por tu parte para llegar a formar parte de tu rutina diaria.

Las rutinas son básicas en aspectos que tienen que ver con tu negocio, no basta con ser una excelente wedding planner, una wedding designer maravillosa, una fotografa increíble, o una diseñadora hiper creativa , tienes que ser tú capaz de ejecutar lo que es la misión y la visión que has tenido, tienes que ser una emprendedora de éxito, porque eso es lo que quieres ser para que tu negocio en este sector de bodas destaque, no?

Si te defines como un deportista, de forma natural, en tu día a día vas a realizar muchos ejercicios para estar en forma y seguramente entrenarás a diario.

Y si te defines como un emprendedora de éxito pues tendrás que tener la rutina de un emprendedora de éxito.

EL HÁBITO QUE ESTÁ ARRUINANDO TU MARCA

Voy a ser cruelmente sincera, pero por experiencia propia y por lo que veo a diario en el sector y en mis clientes, el hábito que está arruinando tu marca, es tu MENTALIDAD DE ESCASEZ.

Quizás has oido hablar de la mentalidad de escasez y la mentalidad de abundancia. Y no nos referimos a abundancia, como dinero. La abundancia abarca el dinero, la salud, el amor, el éxito. Somos abundantes por naturaleza, pero nuestra mente, nuestros miedos nos limitan y en consecuencia vivimos con mentalidad de escasez.

La mentalidad de escasez se refleja en una persona que envidia a los demás, a su competencia, una persona que siempre se queja, que está siempre enfocada en todo lo que le falta, en definitiva una persona con  una energía tóxica que nunca esta contenta.

Todos en menor o mayor medida hemos tenido, o tenemos mentalidad de escasez:

“Cuando consiga x clientes, contrataré un mentor o haré esa formación»

“Cuando salga publicada en este blog, me sentiré exitosa”

“Cuando mi negocio facture x€ al mes, podré comenzar mi nueva línea de negocio o enfocarme en x proyecto”

“Monto mi empresa porque amo lo que hago, y al final con que me de para pagar mis gastos y vivir ya está”

Solemos tener más miedo al éxito que al fracaso, y ¿porqué? Si al final cuesta lo mismo pensar en pequeño que pensar en grande, pero pensando en grande está claro que se consiguen objetivos más altos.

El dinero es energía, y lo tienes que invertir para crecer. El miedo por quedarte sin dinero es típico de una mentalidad de escasez que te limita y no deja que avances.

La mentalidad de escasez también tiene como consecuencia que dediques tu tiempo a tareas de baja productividad, es decir que dediques tu día a día a apagar fuegos.

Tienes que comportarte primero como una emprendedora de éxito para llegar a ser una emprendedora de éxito. 

Estar enfocada a los progresos, y no a lo que te falta, siempre te faltará dinero, siempre te faltarán mejores clientes, siempre te faltará algo para que todo sea perfecto. 

Tus pensamientos se transforman en palabras, tus palabras en acciones, y tus acciones son las que te definen como persona, como emprendedora de éxito.

La forma en la que piensas y actúas todos los días, determina tu mentalidad y eso es justamente el éxito que alcanzaras a nivel personal y profesional.

La mentalidad de escasez es limitante, podría parecer algo positivo en un principio pero no lo es, porque se enfoca en que las oportunidades y recursos están limitados.

En cambio, en la mentalidad de abundancia hay suficiente para todos. Va más allá del ego, de la ambición desmedida y de la competencia desleal. La diferencia es que en esta mentalidad las oportunidades y los recursos no están limitados, y están al alcance del que los quiere buscar,  el avance se percibe como un ganar-ganar, no como un “gano a costa de que el otro pierda”.

Invertir tu dinero en formarte, en contratar un mentor para generar más fuentes de ingreso, es mentalidad de abundancia.

Esperar a captar más clientes este año para decidir tu formación o la inversión en tu negocio, eso es mentalidad de escasez.

Una persona con mentalidad de abundancia busca formas alternativas de financiar un proyecto, una formación, pero no renuncia a ella, porque eso será otra fuente de ingreso.

Desde luego, esto como todo se trabaja, uno consigue tener una mentalidad de abundancia, así que mi mejor consejo si quieres trabajar en ella, es actuar ya:

Agenda una sesión de diagnóstico conmigo ahora, es gratuita. Vamos a trabajar esa mentalidad, tu mindset y muchas cosas más, y si calificas, te cuento como ayudarte con WEDDING XL.

>>  AGENDAR UNA SESIÓN CON CECILIA

Vamos a dar un vuelco a tu mindset y a tu negocio!!

Cecilia