¿Recuerdas el primer día de colegio, instituto o el de universidad? Esos nervios en el estómago, esa incertidumbre, nuevos profesores, compañeros y nuevos retos por delante. 

El día antes me costaba conciliar el sueño, estaba nerviosa, imaginando que me iba a deparar el nuevo curso, era una mezcla entre felicidad y angustia difícil de explicar. 

¿Te pasaba a ti también?

Ahora con los años descubrí que lo que me sucedía tiene un nombre y es: miedo a lo desconocido. 

Cuando empezamos a hacer algo nuevo es normal sentir vértigo, porque siempre vamos a tener que pasar por situaciones que antes no habíamos pasado. 

Salimos de la zona de comodidad para entrar en la zona de incomodidad. Y eso siempre es complicado. 

Pero¿a qué todos los niños se adaptan y superan la vuelta al cole? O si no son todos el 95%sobreviven a ella. 

Pues tú también vas a sobrevivir a la aventura de emprender. O ¿acaso quieres pertenecer a ese 5% que se quedaba atrás? 

Lo que no cabe duda es que te vas a encontrar con desafíos, obstáculos o retos como quieras llamarle en tu día a día que vas a tener que ir superando.  

En el post de hoy te voy a hablar de los 5 desafíos con los que yo me encontré a la hora de lanzar mi negocio de bodas y con los que veo que se encuentran la mayoría de las chicas a las que mentorizo. 

Los 5 retos que vas a tener que superar como emprendedora. 

1.La barrera tecnológica. 

Como emprendedora tu negocio va a tener una gran parte técnica. Estamos en la era digital y hay que adaptarse a ella. 

Recuerdo el primer día que tuve que enfrentarme a cambiar una imagen yo sola en mi página web, me tiré casi dos días para hacerlo y con ataque de nervios incluido. 

Pero al final lo hice, no me quedó otro remedio, nadie iba a hacerlo por mi. Cuando comencé a emprender  no disponía de los recursos necesarios para delegar la parte técnica  de mi negocio. Ya no te quiero contar lo que fue empezar a trabajar con la herramienta de automatización de correos electrónicos. Pero gracias al universo existe San google y San youtube y querida mía, ahí lo tenemos todo. 

Si, te va a costar mucho, pero poco a poco te irás acostumbrando y a medida que vas practicando lo que antes tardabas en hacer dos días terminarás haciéndolo en 1 o 2 horas. 

Es una parte del proceso que no te puedes saltar. El 80% de tu negocio está en formato digital así que no te queda más remedio que hacer buenas migas con la parte técnica y aceptar que va a ser tu compañera de viaje durante mucho tiempo. 

Y te aseguro que si yo (que sabes que lo que me hace vibrar es la parte espiritual de mi negocio) pude hacerlo, tú también vas a poder. 

Y recuerda: es mucho más difícil controlar tus emociones que las herramientas digitales

2. Pensamientos y creencias limitantes. 

La mente, ese mono loco que va saltando de rama en rama y es imposible de domar. 

Tener controlada tu mente y tus pensamientos es lo que va a facilitarte tu  vida como emprendedora. Tu mente es la que te va a permitir vender, la que te va a permitir hacer crecer tu negocio, crear alianzas con otras emprendedoras etc. 

Tu  mente necesita interiorizar los procesos que debes seguir para sacar adelante tu negocio y visualizar los resultados que vas a conseguir. 

El miedo te paraliza, te hace sentir pequeña, te hace sentir poco capaz y es tu propia mentalidad la que hecha por tierra todos tus esfuerzos de hacer crecer tu empresa. 

¿ Quieres que te cuente un secreto? 

Todos los emprendedores y emprendedoras de éxito trabajan casi más su mentalidad que su plan de negocios. 

Porque una vez que controlas tu mente controlas tu empresa. 

La abundancia es proyectar que puedes conseguir más cosas en tu vida tanto a nivel económico como a nivel personal. Cuando consigues crear una buena energía alineada con tus propósitos y tus valores y te lo crees de verdad, entonces el dinero comienza a llegar. 

Sé que esto igual es lo que más te cueste de creer de todo lo que te digo, pero después de levantar tres empresas y mentorizar a más de 100 emprendedoras del sector de las bodas, te aseguro que hasta que no confíes en ti misma y te creas de verdad que lo vas a conseguir, no lo harás. El éxito va a depender de lo que tu misma te digas. 

¿Cómo van  a creer los demás en ti si primero no lo haces? La gente no va a comprar tus productos o servicios, compran tu energía. 

Piénsalo ¿qué es lo último que has comprado? sea lo que sea antes de comprarlo aun no lo habías probado. Lo compraste por la energía que desprendía la persona que te lo vendió. 

Esto es un hecho. Se tu la energía que te gustaria sentir en los demás.

Trabaja tu mentalidad para dejar atrás los pensamientos y creencias que te hacen pequeña y no te dejan avanzar. 

3. Relación con el dinero

El dinero, este si que es el desafío por excelencia para la mayoría de emprendedoras. Pero no el dinero en sí mismo quien nos atormenta, sino la forma que tenemos de relacionarnos con él. 

Por eso creo que  el primer paso antes de emprender o iniciar cualquier negocio debería ser sanar nuestra relación con el dinero, ya que esa es la única forma de tener un negocio exitoso y rentable.

Si en este momento no tienes el negocio que quieres, no tienes el dinero que quieres, ni los clientes que quieres, amiga, estás vibrando en una mentalidad de escasez, y por supuesto ahora lo estás negando.

Sanar tu relación con el dinero, es perdonar, es eliminar creencias sobre el dinero, sobre los ricos, sobre el éxito, sobre el trabajo, miles de creencias que sin tu saberlo te están limitando. Y no solo eso, tu solita te estás autosaboteando.

Sánate, para poder alcanzar el éxito y la abundancia en tu negocio, esto es lo primero que tienes que trabajar para poder alcanzar ese negocio que anhelas y esa vida que te mereces.

Si tu misma no te crees mecedora del éxito y del dinero, jamás lo tendrás.


4. Hábitos y rutinas.

La vida de una mujer emprendedora tiene unas necesidades diferentes a la de una mujer que trabaja por cuenta ajena. Las prioridades cambian y tienes que ser consciente de ello. 

Y al cambiar tus prioridades es fundamental que cambien tus hábitos y rutinas, porque si no lo haces, tu vida diaria va a ser caótica y frustrante, no vas a llegar a todo y te vas a sentir agobiada. 

En cambio si logras crear unos hábitos y rutinas que estén alineados con tu nueva forma de vida vas a poder disfrutar de ella con más calma y tranquilidad. 

Basándome en mi propia experiencia hay tres hábitos que son imprescindibles si quieres ser una emprendedora de éxito y cuando hablo de éxito no me refiero a éxito a nivel de reputación, sino a la capacidad de llevar la vida que te hace feliz. Y estos tres hábitos son: 

Meditación- ejercicio físico-alimentación saludable. 

Sin estos tres pilares básicos que a priori parecen tan obvios no vas a conseguir rendir de forma óptima en tu negocio ni vas a poder sacar tu empresa adelante. 

Cuando meditas adquieres calma, visión y nutres tu alma. 

Cuando haces ejercicio generas endorfinas que te hacen sentir felicidad, oxigenas tu cuerpo y le das un mensaje a tu mente de poder y liberación. 

Y cuando nutres tu cuerpo con una alimentación saludable estás ganando salud. 

El éxito es conseguir llevar la vida que tu deseas y que está alineada con tu propósito y valores. 

Y la verdad en el día a día a veces tan caótico de una emprendedora es todo un desafío llevar a cabo estos buenos hábitos y aquí es donde la rutinas desempeñan un papel fundamental. 

Crea unas rutinas inamovibles teniendo estos hábitos como pilar inamovible. Bloquea tu agenda para poder llevarlos a cabo, y vas a conseguir ser una mujer más sana, con más visión y sobretodo más productiva. 

Es un desafío, pero puedes y debes superarlo. 


5. Relaciones personales 

Te suena la frase “Dime con quién andas y te diré quien eres”. Cada vez que escucho me resuena. Recuerdo que me la decían mucho cuando era adolescente y solo oirla me ponía de muy mal humor. 

Alegaba que me parecía clasista y que carecía de sentido porque claro no me venía bien para mis planes de teeneager rebelde. 

Pero en el fondo de mí sabía que guardaba mucha verdad. Y que aunque queda mal decirlo, sí afecta a tu carácter y tu vida el tipo de personas con las que te relacionas. 

Y ya no se trata tanto de relacionarte, como del tiempo que pasas con determinadas personas. 

Como dijo Jim Rohn “ Eres el promedio de las 5 personas que te rodean” y es tan real como la vida misma. 

Si pasas el día con personas negativas, sin aspiraciones, con malos hábitos y sin propósito de mejora; el feedback que vas a recibir por su parte tanto en el ámbito personal como en lo laboral va a ser desalentador. Y es muy probable que termines contagiándote de sus malas acciones y decisiones. 

En cambio si tu entorno es positivo, amable, educado, exitoso, coherente, honesto, real y tantas otros valores o situaciones que puedes considerar como «sumas valiosas» a tu vida, es altamente probable que tú también seas una de esas personas.

Tu ahora eres una mujer que tiene que sacar un negocio adelante, una mujer exitosa y no puedes permitirte el lujo de tener a tu lado personas que resten a tu vida. 

Es difícil de llevar a cabo porque hay lazos afectivos que nos unen con personas que no nos hacen bien, pero por eso he incluido este punto como uno de los desafíos más importantes a la hora de emprender. 

Porque hay que ser muy valiente para dejar ir a la gente que no te hace bien y que no te va ayudar a crecer por mucho que la quieras. 

Yo tuve que hacerlo, tuve que dejar atrás a familiares, amigos y parejas que no estaban alineadas con mi estilo de vida y con mi propósito porque al final lo que pierdo es mucho menos de lo que gano. 

Al rodearme de personas que están en mi misma vibración, aprendo crezco y me nutro de ellas. Puedo alcanzar a ser la mejor versión de mi misma y eso es con lo que me quedo. 

Así que acepta el desafío y rodeate de personas que te hagan brillar con su luz y que no te apaguen con su oscuridad. 

Y para terminar ….

Si quieres ser una emprendedora con una empresa rentable y exitosa debes si o si superar estos 5 desafíos. Pero te aseguro que te vas a encontrar muchos más en tu día a día. 

Ahora, considero necesario como siempre hago, hablarte claro, ser emprendedora no es un mundo de luz y color como venden por ahí. 

Hay que tomar decisiones difíciles, hay que pasar momentos duros y sobretodo hay que tener paciencia y constancia. 

Haz este ejercicio; Cierra los ojos, visualízate en medio de la naturaleza. Estás en un sendero y comienzas a transitarlo, ahora llegas a un cruce de caminos, tienes una bifurcación a la derecha, es un camino en línea recta, fácil de transitar y al final de ese camino no hay nada especial solo un bosque lleno de árboles y oscuridad. 

Y luego está el camino de la derecha, un sendero rocoso, difícil de transitar con subidas y bajadas, cuesta llegar al final. 

Pero cuando llegas te encuentras en una cima, una majestuosa cima desde la cual se ve la inmensidad del mar, estás en la altura y puedes verlo todo con claridad. Ves luz, libertad y justo en el pico, una silla hecha de piedra. La silla de la reina, donde sentarse y reposar. 

Yo no tengo dudas del camino que elijo ¿Qué camino quieres tomar tú?

¿Me lo cuentas?

Un abrazo muy fuerte

Cecilia

Abrir chat
🙋‍♀️ ¿Te ayudo a impulsar tu negocio?
¡Encantada de saludarte!🙋‍♀️
¿Te ayudo a impulsar tu negocio?