Recuerdas esos primeros meses? Esa ilusión con la que creaste tu pagina web, al igual que si fuera un parto, fueron meses de creación, de idas y vueltas, de textos, de imágenes. 

Y el dia que pusiste on line tu web? Menudo Subidón, parecía que se paraba el mundo, y que todo el universo iba a cambiar a partir de ese momento.

Y los nervios con los que atendiste a tus primeros clientes, cogías el teléfono e intentabas solucionarle todos sus problemas.

Recuerdas las noches que te has quedado de madrugada trabajando, y así y todo no te daba la vida para seguir con ello, porque casi ni sueño tenías de las ganas de ver todo tu proyecto materializado.

Recuerdas cada día, como llegabas a casa deseosa de contarle a tu pareja o a tu madre o a tu mejor amiga, todo lo que te había sucedido ese día, lo emocionante que era ser tu propia jefa, y trabajar para ti.

Cierra los ojos un momento, recuerda y vuelve a vivir lo que sentías, ese hormigueo por todo tu cuerpo, ese fuego por dentro que te hacía saltar de la cama cada mañana, esos saltos de alegría por cada nuevo cliente que te confirmaba.

Ahora abre los ojos. Como se siente? Como lo vives hoy? Qué ha pasado en el camino para que hayas dejado de sentir esa alegría.

Lo que ha pasado es que te has perdido en el camino del emprendimiento y ahora te sientes esclavo de tu propio negocio, sin tener claro el camino a seguir.

Perdiste tu pasión, te olvidaste del PARA QUÉ empezaste con todo esto, PARA QUÉ creaste tu negocio en el sector de las bodas.

Todos los negocios deben tener un PARA QUÉ o un PORQUÉ, que realmente es la visión del negocio, la visión y misión de tu marca. Por algo has empezado, y no solo para trabajar para ti y poder mandar a la porra a tu jefe. 

Como todos, has iniciado tu negocio con una visión, un PORQUÉ lleno de pasión e ilusión, pero en algun momento a lo largo de tu crecimiento y el de tu negocio te olvidaste de ese PORQUÉ, porque te has tenido que dedicar a gestionar tu empresa, a aprender de marketing, de temas administrativos, aprender a captar clientes (como si esto fuera una tarea fácil!!!), a gestionar redes sociales. 

Y allí, intentando buscar soluciones, apagar fuegos y buscar nuevas oportunidades, te olvidaste de esa VISION, del verdadero PORQUE de tu negocio, de tu marca.

Y asi, tu pasión, tu motivación, tu alegría por tu negocio, por hacer lo que realmente amas, se fue diluyendo.

Y esa pasión por tu negocio, es justamente lo que atrae a los clientes que te necesitan, a tu cliente ideal que esta deseoso de contratarte para que le soluciones ese problema que tiene. Esa pasión, esa visión bien enfocada, es lo que realmente te hace diferenciar del resto de tu competencia.

A mi también me pasó, por supuesto, llegó un momento en que no sabía como salir del agujero negro en el que estaba metida, porque me olvidé del gran PORQUÉ de mi negocio, de esa pasión que movía montañas y comencé a estar agobiada porque:

  • Era una más del sector
  • No sabía como generar más clientes
  • No tenía ni idea como atraer a ese cliente ideal y perfecto del que todo el mundo hablaba
  • No sabía porque me llegaban clientes tóxicos ni como sacármelos de encima. Si por lo menos gracias a ellos podía pagar facturas!!!
  • No sabía como organizarme, ni cuáles de todas las herramientas de marketing del mercado aplicar.

Perdí la pasión, la motivación por mi negocio y comencé a perder tiempo, dinero y salud.

LA VISIÓN  de tu marca, EL PARA QUÉ Y EL PORQUÉ de tu negocio son una de las claves para recuperar esa pasión y esa motivación por tu proyecto y lo que te ayudará a VOLVER A ENCONTRARLE EL SENTIDO A TU VIDA Y A TU NEGOCIO.

NUNCA OLVIDES PORQUÉ Y PARA QUÉ EMPEZASTE.

Me encantaría encantaría conocer tu PARA QUÉ. Cuéntamelo aquí en comentarios y si quieres que te ayude a encontrar tu PARA QUÉ y volver a encontrarle el sentido a tu vida y tu negocio, agenda una SESIÓN DE DIAGNÓSTICO TOTALMENTE GRATUITA CONMIGO:

>> QUIERO AGENDAR MI SESIÓN DE DIAGNÓSTICO CON CECILIA

Un abrazo

Cecilia